NOTICIAS

Pacto se encuentra ubicada en el extremo noroccidental del Distrito Metropolitano de Quito, en las estribaciones occidentales de la cordillera de los Andes, a 84 Km. de la Capital ecuatoriana, en la provincia de Pichincha. La parroquia presenta un relieve montañoso, con una altitud que va desde los 500 m.s.n.m. en las riveras de los ríos Pachijal y Guayllabamba, hasta los 1800 m.s.n.m. en las cumbres más elevadas. Por su clima cálido, tierra fértil, bellezas escénicas y  gran biodiversidad, Pacto se auto  identifica como una zona agrícola – ganadera, con potencial para el ecoturismo y la conservación de áreas naturales.

Recurso Agua.  

La parroquia Pacto es parte de la subcuenca del Río Guayllabamba que a su vez es  parte de la cuenca del Río Esmeraldas, su territorio se encuentra regado por 7 microcuencas y un sistema de Drenajes Menores dirigido al río Pachijal (D.M. R. Pachijal):

Los sistemas hídricos más representativos son los de los ríos Mashpi, Chirapi, Pachijal y Guaycuyacu, cuyas nacientes deben ser declaradas y manejadas como zonas de conservación, al igual que las cabeceras de los Ríos Huambupe, y Chalpi.

En Patrimonio Natural. 

Pacto es una de las parroquias con mayor biodiversidad del Distrito Metropolitano de Quito, esto se debe a la presencia de  factores biofísicos tales como la posición geográfica y la influencia de condiciones climáticas únicas de la bioregión del Chocó. La mencionada bioregión, que abarca todo el territorio noroccidental ecuatoriano, es considerada como un “punto caliente / prioritario” para la conservación a nivel mundial, debido al grave estado de amenaza que enfrenta su biodiversidad, y en especial por su alta concentración de especies endémicas y amenazadas de extinción.  

Las zonas en mejor estado de conservación están al Oeste de la parroquia, específicamente en las nacientes del río Mashpi, parte media–‐baja de la subcuenca río Pachijal, y alrededores de San Francisco de Pachijal. En esta zona existe el Bosque Protector Mashpi y algunas otras reservas privadas, sin embargo los pobladores identifican la necesidad de extender las zonas de conservación hacia todas las microcuencas hídricas de la parroquia.

En el resto del territorio se encuentran conservados importantes remanentes de bosque primario, especialmente en las zonas de cumbre de montaña y quebradas, en donde ha sido difícil la tala del bosque y no se ha podido extender la frontera agrícola por la inaccesibilidad del terreno. Dos ejemplos de ello son los “bosques reserva”, identificados así por los participantes de la mesa de Ambiente, uno al Noroeste de la parroquia que atraviesa los sectores de Sanguangal  – Guayabillas hasta conectarse con el Bosque Protector Mashpi y un segundo en la parte central, en la zona de La Delicia y la Esperanza, que llega hasta las zonas bajas de los ríos Mashpi y Guaycuyacu.  

En la percepción de los habitantes de la parroquia, las zonas correspondientes a las nacientes de ríos y cursos de las microcuencas hídricas, son los sitios donde se concentra la mayor riqueza ecológica y escénica del territorio. Por lo que es importante declararlas áreas protegidas y dar una buena gestión a las cuencas de los ríos Pachijal, Mashpi, Guaycuyacu, Chalpi, Tutupe, Punta Urdu y Chirapi.

En De acuerdo al Mapa de Cobertura Vegetal del DMQ, elaborado por el Centro de Gestión de Información Ambiental de la Secretaria de Ambiente, la Parroquia de Pacto se encuentra actualmente cubierta aproximadamente en un 50 % por bosques. La alta diversidad biológica de la parroquia se evidencia en su rica variedad de ecosistemas y formaciones vegetales. 

En la parroquia existen dos de los tres sistemas ecológicos propios de los bosques nublados: 1) Bosque montano pluvial de los Andes Nortes y 2) Bosque pluvial montano bajo de los Andes Norte; los cuales son característicos por ser bajos o de mediana altura, generalmente densos, con árboles cargados con abundantes musgos y plantas epífitas, y que además presentan suelos húmedos y bien drenados. Cabe resaltar que los bosques nublados de las zonas ecuatoriales se han señalado como importantes reservorios de biodiversidad, los cuales son necesarios para mantener los ciclos hídricos ya que actúan como filtros que permiten la distribución del agua hacia zonas bajas.

En la zona intermedia se encuentra el bosque montano bajo, y dentro de este ecosistema existen las clasificaciones de bosque siempre verde montano bajo, ubicado desde los 1300 hasta los 1800 m de altitud, donde dominan árboles con un dosel de a 30 m. Más abajo se halla el bosque piemontano, este ecosistema pertenece a las partes bajas de la cordillera occidental, y en él son típicas las formaciones de transición entre la vegetación de las tierras bajas y la cordillera, las cuales presentan complejos ensamblajes de vegetación ricos en diversidad. El bosque siempre piemontano comprende altitudes que van desde 600 hasta 800 m.s.n.m., en él  es característico encontrar árboles de más de 30 m de altura. El sistema ecológico al que pertenecen estos bosques es el de bosque pluvial piemontano de los Andes Norte. La conservación de este ecosistema depende fuertemente de la protección y buen manejo de las cabeceras, tomando en cuenta la integralidad de las microcuencas. En gran parte del territorio los ecosistemas y sus formaciones vegetales han sido afectados. En la matriz del paisaje se evidencian bosques secundarios, matorrales en regeneración, y cultivos semipermanentes y permanentes. Los últimos están  representados principalmente por la caña de azúcar y pastos cultivados, especialmente en los alrededores de la cabecera parroquial, donde la densidad poblacional es mayor y la cobertura vegetal es casi nula.

Biodiversidad:  

Existen pocos estudios detallados sobre la biodiversidad en la parroquia, sin embargo los resultados de las investigaciones que se han realizado hasta la fecha denotan la presencia de varios ecosistemas que albergan altos niveles de diversidad (en especial el bosque piemontano), que son complementarios y dependientes unos con otros en el gradiente altitudinal. Además, a través de estas investigaciones sea logrado documentar la presencia de muchas especies poco estudiadas, de las cuales un importante número cuenta con ámbitos de distribución restringidos a la bioregión del Chocó y una importante cantidad se encuentra amenazada de extinción. 

Conforme la identificación de los ecosistemas existentes en la parroquia, tanto en los conservados como los afectados  por las actividades humanas, los moradores manifiestan que algunas especies propias de la zona han disminuido hasta desaparecer. Es así que en la  Mesa de Ambiente se manifestó que el último avistamiento de un Oso de Anteojos se dio en la zona de Pachijal,  en las nacientes del Río Mashpi, donde existe un bosque de aprox. 3000 Ha, que no es parte de la zona protegida, y que está amenazado por la tala de árboles y varias invasiones. En base a la información generada en varias investigaciones aquí compiladas, y conforme a datos recopilados por el Ministerio del Ambiente de las zonas de mejor conservación pertenecientes al Sistema Nacional de  Áreas Protegidas  –  SNAP, se ha identificado las siguientes especies representativas de flora y  fauna:

FLORA.

En los sectores de Mashpi y Saguangal se han desarrollado inventarios botánicos preliminares que han identificado varias especies de suma  importancia. Dentro de la reserva Mashpi se han registrado 14 especies de plantas consideradas endémicas, de estas el “caimito o mamey de monte”  (Pouteria capacifolia; Sapotaceae), tiene la categoría de “Peligro Crítico” de extinción según las listas rojas de la Unión Internacional para la Conservación de  la Naturaleza (UICN).

En Saguangal, los resultados de los estudios realizados en el bosque “Chalpi” identifican la presencia de 4 especies endémicas, de estas 3 constan como  “Vulnerable” a la extinción. Además, en esta última localidad se realizó el tercer registro de un árbol del género Myrcia sp. (Myrtaceae), el cual aún no está descrito para la ciencia. Todas las especies vegetales anteriormente mencionadas deberán de ser preservadas y manejadas para evitar su posible extinción ya que son patrimonio de la parroquia y del país.

Algunas otras especies que son comunes y / o representativas de la parroquia son: Aguacatillo–‐Canelo (Ocotea sp.); Álamo negro (Freziera sp); Arrayán  (Calyptranthes sp.); Azufre (Vismia sp.); Balsa (Ochroma pyramidale); Balsilla (Heliocarpus sp.); Balsilla o sapán de paloma (Trema micrantha); Cauchin (Ficus sp.); Carcacacoco (Erythrina sp); Caña Guadua (Guadua sp.); Cedro (Cedrela sp.); Ceibo (Ceiba pentandra); Chilco (Vernonia sp.); Colca (Blakea sp.); Compadre (Abatia sp.); Guarumo (Cecropia spp.); Guayusa de monte (Hedyosmum racemosum); Lacre (Pentagonia spp); Laurel (Cordia sp.); Laurelillo (Brunellia sp); Mascarey  –  Motilón (Hyeronima sp.); Moquillo (Saurauia sp.); Palmas (Vísula: Wettinia sp., Pambil: Iriartea sp., Socratea sp., Prestoea spp., Tagua: Phytelephas sp.); Pacche (Nectandra sp.); Pichulán (Baccharis sp.); Pilche (Crescentia sp.); Pumamaqui (Dendropanax sp., Schefflera sp.); Sahumerio (Clusia spp.); Sangre de Drago (Croton sp.), Sangre de Gallina (Otoba sp.); Tangaré (Carapa guianensis). 

FAUNA

Existen pocos inventarios zoológicos, en su mayoría estudios preliminares desarrollados en distintos sectores de parroquia, que se complementan  con información novedosa y datos anecdóticos. En base a estos se han identificado varias especies consideradas importantes, por ser raras, endémicas y/o amenazadas de extinción.

A continuación se presentan los resultados más relevantes para cada grupo taxonómico:  

  Mamíferos.

Dentro de la reserva Mashpi se reportan 6 especies bajo alguna categoría de amenaza de listas rojas de la UICN, entre las que destaca la “pacarana o guanta con cola” (Dinomys branickii), considerada como “En Peligro” de extinción (EN), y la especie de “Murciélago de hombros amarillos del Chocó” (Sturnira koopmanhilli), que fue recientemente descrita y es endémica del Chocó.

En el Chalpi, Saguangal, no se encontraron especies bajo ninguna categoría de amenaza a nivel global, sin embargo, se reportaron 3 especies consideradas como “Vulnerable” a la extinción en Ecuador.  

Algunas otras especies de mamíferos comunes y / o representativos de la parroquia son:   

Raposa (Didelphis marsupialis); Armadillo (Dasypus novemcinctus); Perezoso de dos dedos (Choloepus hoffmanni); Oso chaqueta (Tamandua mexicana); Mico (Cebus albifrons aequatorialis); Ardilla (Sciurus granatensis); Ratón de campo (Melanomys sp.); Puerco erizo (Coendou quichua); Guatuza (Dasyprocta punctata); Guanta (Cuniculus paca); Murciélago frugívoro (Artibeusjamaicensis); Oso de anteojos (Tremarctos ornatus); Cabeza de mate (Eira barbara); Cusumbo (Potos flavus); Puerco de monte (Pecari tajacu); Venado (Mazama americana).  

  Aves.

Este es el grupo taxonómico mejor conocido de la parroquia. Existen inventarios preliminares, y algunas investigaciones en curso, las cuales permiten identificar una alta concentración de especies poco estudiadas, raras, endémicas regionales y amenazadas.

En total hasta la fecha se conoce de la presencia de 57 especies endémicas a la bioregión del Chocó (Tabla 9). Entre estas destacan los registros de Vireo del Chocó (Vireo masteri), especie “En Peligro” de extinción reportada por primera vez para el país en el año 2007, la que fue recientemente descubierta en la reserva Mashpi. También se ha descubierto una población del Pinchaflor Indigo (Diglossa indigotica ), especie rara de la que anteriormente no se conocían sitios donde fuera residente en la provincia. Últimamente se han logrado registros del Cuco Hormiguero Franjeado (Neomorphus radiolosus), éstos son alentadores ya que esta especie es muy rara, considerada “En Peligro” de extinción, y en la provincia sólo existe un registro publicado durante la última década. 

Anfibios y reptiles.

Los resultados de las pocas investigaciones que se han llevado en la parroquia, principalmente en los sectores de Mashpi y Saguangal, han permitido identificar la presencia de varias especies endémicas y amenazadas (Tabla 10). Cabe resaltar que recientemente en la zona de Mashpi se encontraron dos especies de anfibios nuevos para la ciencia, éstas son las ranas; Teratohyla  sornozai, y una especie del género Hyalinobatrachium sp. que aún no ha sido formalmente descrita. Además, se registraron  especies “Casi Amenazadas”, una “Vulnerable” y otra “En Peligro” de  extinción. Sápo común (Rhinella marina); Rana de cristal (Esparadana prosoblepon); Rana flecha (Epipedobates boulengeri); Rana verde de charcos del Chocó (Hypsiboas pellucens); Rana Chachi (H. picturatus); Rana terrestre silbadora del Chocó (Pristimantis labiosus); Pasa ríos (Basiliscus galeritus); Iguana enana (Enyaliodes heterolepis); Lagartija terrestre de cola azul (Ameiva septemlineata); Culebra chonta (Clelia clelia); Coral (Micrurus ancoralis); Víbora de pestañas (Bothriechis schlegelii); Equis (Bothrops asper); Verrugosa (Lachesis acrochorda); Tortuga mordedora (Chelydra acutirostris); Tapa rabo (Kinosternon leucostomun postinguinale). 

Varios.

Áreas protegidas, bosques protectores y otras iniciativas de conservación:  

En el territorio de la parroquia de Pacto existen dos áreas protegidas que son parte del sistema nacional de  áreas protegidas, bosques y vegetación protectora del Estado, éstas son el bosque protector Mashpi (BP 259) y el bosque protector Pishashi (BP 124).  

Recientemente fue declarada el Área de Conservación y Uso Sustentable Mashpi  – Guaycuyacu  – Saguangal (ACUS–‐MGS), una  iniciativa importante para conservar los últimos bosques piemontanos del Distrito Metropolitano de Quito (DMQ). La iniciativa se generó desde las comunidades y el Gobierno Parroquial, contando con el apoyo de la Secretaría del Ambiente del DMQ. De forma complementaria existe la Iniciativa Pachijal, la cual está próxima a lograr la declaratoria de “ACUS Río Pachijal” y tiene la particularidad de encontrarse mayoritariamente en el territorio de la parroquia.

Estas últimas iniciativas han contado con un muy buen seguimiento por parte del Gobierno Parroquial, siendo el presidente actual un importante impulsor y participante activo de los procesos de intercambio con las comunidades para lograr informar y concertar sobre los beneficios sociales y ambientales que implica la creación de estas áreas.   

Desde el punto de vista de la conservación de las aves, en Ecuador se han adoptado criterios internacionales para la creación del directorio nacional de áreas de importancia para la conservación de las aves (IBA por sus siglas en inglés). Este directorio señala que en Pacto existe un área denominada “IBA Los Bancos  –  Milpe”, cuya área de influencia tiene una parte dentro  de la parroquia. 

Durante el último año, sobre la base de una compilación de los listados existentes en los sectores de Mashpi y Guaycuyacu, y debió a la concentración de especies amenazadas y endémicas encontradas, se ha solicitado la creación de una nueva área IBA. Es posible que la declaratoria de esta IBA se concrete pronto e incluya gran parte del territorio occidental de la parroquia, desde Mashpi  hasta Chontal.   Finalmente cabe mencionar que en la parroquia existen varias iniciativas de conservación voluntaria, algunas de ellas privadas. Entre ellas destaca la red nacional de bosques privados del Ecuador. Estas aportan a la conservación de los ecosistemas ya que aparte de proteger bosques importantes también juegan un papel clave en la conectividad de zonas protegidas de mayor escala, como aquellas que forman parte del SNAP.